NZ | Una vuelta por el Sur

Algo que me encanta de estar viviendo en Nueva Zelanda es que uno puede trabajar dos meses y luego descansar dos semanas sin preocuparse por encontrar otro trabajo. Siempre se encuentra trabajo en Nueva Zelanda.
De los seis meses vividos en Christchurch, armé las mochilas dos veces  para recorrer la isla, renunciando a los trabajos y despreocupándome por empezar todo de cero nuevamente. En el último tiempo, sin embargo, el stress físico y mental que me había provocado el trabajo en la fábrica de embutidos me hacía pensar todo el tiempo en esas benditas dos semanas. El viaje estaba cantado, solo hacía falta finalizar el contrato.
Lo que no estaba seguro era de los lugares a visitar: Abel Tasman ya lo había conocido, Kaikoura no estaba accesible por el terremoto, Lake Tekapo y la zona de Central Otago también habían pasado por mi lista. Entonces de todos los lugares, se fue reduciendo a uno solo: el extremo Sur.
Sabía que no había muchas otras posibilidades de encarar esta parte de Mainland (Así se le llama a la isla Sur) por la sencilla razón de que no es tan llamativo turisticamente como la costa Oeste.
Así la vuelta por el Sur tomó forma y empezó de la siguiente manera:



Compartiendo el camino

Unos días antes de partir recurrrí al Facebook para una buena causa, cosa que no pasa muchas veces (de hecho… Facebook es 90 % distracción) : Ofrecí dos lugares en el auto para el viaje (que eran los dos unicos lugares libres a causa de mi tremendo equipaje)  y dos cordobeces me confirmaron su compañía en todo el trayecto. No fue para nada dificil, con un mensaje en el grupo de “Latinos en Christchurch”  ya fue suficiente para abrir el ofrecimento. Hoy en día existen Apps de “carpooling” ( para compartir auto / viaje) sin embargo muchos seguimos recurriendo a las viejas costumbres.

Consejo para los viajeros: antes de iniciar un viaje únanse a todos los grupos posibles de Facebook, llamese “Latinos en…”, “Argentinos, chilenos, brasileños, en…”, “Backpackers New Zealand”, etc. Puede ser de mucha utilidad, especialmente si necesitamos alojamiento de emergencia.

Despedida de Christchurch

Esta era la primera vez que resignaba los beneficios de viajar en solitario para compartir ruta con desconocidos y sentía cierta expectativa por esta nueva experiencia. Las veces anteriores había tocado estar del otro lado, haciendo dedo y dejándome llevar por el camino así que este cambio de roles no venía nada mal. Algo de espontaneidad que Nueva Zelanda carece.

Primera parada Dunedin


Arrancamos sin prisa, recorriendo rutas desconocidas y llegamos a Dunedin sin nigun contratiempo. Llegamos a la ciudad antes del anochecer y empezamos la búsqueda de alojamiento. Por poco se complica donde dormir ya que llegamos unos minutos antes de que cierre la recepcion de uno de los pocos hostels abiertos. Claro, si bien habíamos llegado antes del anochecer, no nos habíamos percatado que a esta altura del año anochece a las 22 hs.

Al otro día llegó el primer revés, un neumatico pinchado. Parece que cuando uno piensa mucho las cosas, el universo conspira para que sucedan. Varias veces se me había pasado por la cabeza hacer un cambio de neumático para comprobar que tenía las herramientas necesarias… finalmente no hizo falta, tuve que hacerlo de una.

Consultando a varios locales me comentaron que la ciudad de Christchurch se asemejaba mucho a lo que es en la actualidad Dunedin antes del terremoto de 2011. Su aire universitario y sus Catedrales antiguas le daban un aroma londinense inconfundible que hoy solo Dunedin tiene el privilegio de conservalo.


Los atractivos de Dunedin:

La ciudad tiene edificios más que interesantes, empezando por el “Hexagon” que representa el centro de la ciudad. Ahí podemos encontrar la Catedral Saint Paul y el Town Hall, pero en los alrededores hay más atractivos para ver.

  • Las Catedrales

 

Catedral de Saint Joseph

 

Catedral de Saint Paul
  • La calle más empinada del mundo

 

En realidad no pertenece al libro de los record Guiness, o mejor dicho aparece en el tercer lugar de las más empinadas y aún así sigue siendo un punto turístico fuerte de la ciudad.

 

En el camino

 

Luego de Dunedin seguimos camino Sur, entramos a un túnel abandonado que formaba parte de unas vías de tren hace 70 años y  que hoy se encuentra todo cubierto por bosque.

 

No apto para claustrofóbicos
Como siempre en Nueva Zelanda, en cada parada hay cascadas
Florence Hill Lookout, un mirador casi obligado en este recorrido

El punto más austral de la Isla Sur
Slope Point está ubicado a 70 kilómetros de Invercargill y es el punto más al Sur de Mainland. ¿Por qué no es el punto más austral del país? Porque existe una tercera isla al Sur de ésta llamada Stewart Island.

Otra curiosidad sobre este lugar es que el común de la gente cree que Bluff es el punto más austral sin embargo no lo es. Bluff en realidad es el pueblo más al Sur de la Isla Sur y forma parte de un dicho popular (“Desde Cape Reinga hasta Bluff” como “Desde La Quiaca hasta Ushuahia”), de ahí viene la confusión.

 

A diferencia de Cape Reigna, no hay Faro fotogénico con el cual sacarse una selfie, sino un cartel solitario que indica las distancias hacia la línea del Ecuador y al Polo Sur, nos queda bastante claro que estamos más cerca del frío que del calor.

Bluff

Pocos Kilómetros despues de Slope Point se encuentra Invercargil, la ciudad más austral que también es conocida por no tener ningun atractivo (dicho inclusive por la secretaria de turismo) y confirmando esto mismo, seguimos viaje hacia Bluff.

En este caso sí nos encontramos con un Faro, un tanto bajo y regordete pero un faro al fin. Además nos encontramos con la típica señalética amarilla…

El mástil estaba un poco torcido, posiblemente porque le falta Buenos Aires

Nos topamos con una cadena gigante a la cual no le prestamos mucha atención aunque días despues nos enteramos que la misma representa una leyenda Maorí, en la cual Stewart Island es el ancla de la Isla Sur (la canoa de Maui). Lo curioso es que si tenemos la posibilidad de ir Stewart Island, vamos a encontrar la otra parte de la cadena con su ancla.

Como el atardecer estaba destilando sus últimas luces, decidimos emprender camino hacia Te Anau, el pueblo más cercano de uno de los lugares más lindos de Nueva Zelanda: Milford Sound. Pero este lugar merece un post aparte, así que la próxima semana no se pierdan los detalles de este lugar maravilloso.

Continuará…

via Blogger http://ift.tt/2mTzagv

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s