Situaciones bizarras en Couchsurfing

Viajando se viven situaciones extraordinarias, en parte por salirnos de nuestra zona de confort, en otra ocasión por mera curiosidad y otras tantas por necesidad. Algunas son buenas, otras no tanto. El post de hoy habla de las vividas con Couchsurfing, de esas que alcanzan a ser extremas.

A esta altura del partido creo no hace falta explicar que es Couchsurfing pero por las dudas: Es una red social donde se ofrece un intercambio de alojamiento por una charla viajera. Bueno, se supone que esa es la norma aunque a veces la plataforma se la aprovecha para cosas más… oscuras.

Antes de explayarme en eso, quiero dejar en claro que tomando las precauciones que SIEMPRE hay que tomar, esta red social es una de las más “aprovechables” para viajar de mochilero. Generalizar o tirarla abajo por las experiencias negativas es un error en el que podemos caer muy rápidamente.

Excelentes experiencias

A lo largo del viaje que emprendí en enero de 2016 tuve experiencias enriquecedoras en Couchsurfing de las cuales aún conservo recuerdos (y considerando mi mala memoria eso significa mucho). Una de ellas fue en mi llegada a Nueva Zelanda cuando un señor inglés, interprete de japonés me mostró la ciudad de Auckland y me instruyó en el veganismo. También recuerdo la pareja que conocí en Bélgica, los cuales a la vez me presentaron sus amigos. En esa ocasión tuve el honor de ser su primer huésped de Couchsurfing.

Liege - Couchsurfing
La pareja de Bélgica y sus amigos

Pero tampoco hay que irse a lugares tan lejanos para tener buenas experiencias, por ejemplo, en mi viaje a la provincia de Corrientes conocí una pareja de Misiones con los cuales intercambiamos nuestros Facebook y hoy nos mantenemos en contacto.

De estas experiencias hay miles y por otro lado tenemos las menos populares que aunque intentemos evitarlas, están ahí.

El lado oscuro de CS

Ahora si, ¿por qué se la puede utilizar de manera oscura? en Couchsuring como en tantos otros lados hay gente pervertida, del estilo “soy open minded, me gusta que todos respeten mi nudismo y de vez en cuando también les saco una fotito a mis huespedes… en pelotas”. La autodescripción como “open minded” fue un caso real y lo charlaremos en otra ocasión si eso está relacionado o no con lo anterior, lo que puedo asegurar ahora es que lamentablemente llegaron a mi cuenta invitaciones por parte de personajes de este tipo. Ninguna aceptada.

Miguel el depravadito
Por ejemplo

En una oportunidad estaba buscando hospedaje para quedarme 2 semanas en Queenstown, Nueva Zelanda y se me dio por fijarme en Couchsurfing. La busqueda venía siendo difícil porque este lugar es super complicado en términos de alojamiento, inclusive pagando un dinero importante, entonces amplié la búsqueda a lugares más alejados. Uno de los perfiles que me llamó la atención era de una pareja neozelandesa, arriba de 40 años cada uno, naturistas, amantes de la naturaleza, veganos y por obviedad en el universo CS… nudistas.

Revisando las referencias todo estaba perfecto, muchos huéspedes conformes con su visita a excepción de uno, el último. En el mismo una joven brasileña explicaba su tortuosa experiencia en esta casa. En principio le pareció curiosa la relación entre la pareja, luego fue claro el acoso por parte del hombre que intentó más de una vez que la muchacha duerma en la cama con él, desnudo. Como si fuese poco, cuando se fue de la casa ella siguió recibiendo mensajes subidos de tono, lo bueno es que esos mensajes le sirvieron para denunciar al perfil de Couchsurfing. Aparentemente ya no existe más el perfil porque no aparece entre los principales “host” de Queenstown.

Este es un claro ejemplo que la red social es aprovechada intencionalmente para hacer un mal pero lo bizarro e ilógico de la situación es que de 51 referencias, 50 eran positivas. Inexplicable.

Caso propio

Si esta situación les dio bronca, lo siguiente les va a causar un poco de gracia porque fue realmente bizarro.

En mayo me encontraba buscando alojamiento en Bruselas, una ciudad que no me atraía demasiado. En parte por los comentarios de amigos que la habían visitado, y que la dejaron detras de Gantes y Brujas en orden de preferencia. Obviamente, faltaba estar ahí y construir la opinión propia, por eso me fui hacia allá.

Bruselas y la decepción del Maneken Pis

Publiqué un viaje público en Couchsurfing para que la gente lo vea y si aparece alguno con enorme sentido solidario, la tarea de buscar alojamiento se facilita muchísimo. Me contactó un chino (proveniente de China) y sin mirar mucho su perfil accedí a su ofrecimiento. Sé lo que están pensando: “no leíste donde decía que era NUDISTA, DEPRAVADO y de vez en cuando COMÍA GENTE”. No, tranquilos, me aseguré que no era adepto al nudismo ya que era lo único que no iba a aceptar.

Entonces llegué a Bruselas, conocí al loco y la primera impresión fue excelente. Una persona formada académicamente, educada y con buen sentido del humor.

Recorrimos el centro de la ciudad, me contó algunas historias de Bruselas e intercambiamos opiniones sobre los atentados que ocurrieron en Europa últimamente. Dicho sea de paso, en Bruselas noté con fuerza la presencia militar a raíz del atentado en 2016, uno de los anteriores al de Barcelona y Londres.

Posiblemente fue una de las mejores experiencias de Couchsurfing o debo decir parecía ser una de las mejores porque cayó la noche y algo cambió. Después de cenar llegó la hora de dormir y noté que  había una sola cama, a lo cual esperaba que saliera un colchón de algún armario o mágicamente detrás de una puerta. No había sillón tampoco y el chino no se mostraba desesperado por decirme dónde dormir.

Inevitablemente ese silencio específico me hizo ruido y preferí que el “anfitrión” sacara el tema por incomodidad. Como pidiendo tiempo muerto en basket, me dirigí al baño y cuando estaba por cerrar la puerta me distraje con la puerta del armario.

Había una colección de postales de todo el mundo pero una en particular me llamó la atención. Una que no era un paisaje como todas las otras. Era la foto de un cartel con el nombre de una calle, Gay Street de Nueva York. Se podrán imaginar que si me estaba sugestionando por la falta de sillón, esto no hacía otra cosa que ponerme más nervioso.

“Bueno, confirmamos entonces que el chico es gay. ¿Que problema hay que no me lo haya dicho? No me voy a hacer la cabeza por cosas al pedo, seguro que salgo del baño y aparece el colchón.” me dije con confianza.

Salgo del baño y con que me encuentro?… con un colchón para mí. Sencillamente estaba debajo de la cama y con un simple movimiento estaba listo para usar. No voy a mentir, respiré aliviado por no haber escuchado un “dormimos juntos porque no tengo colchón extra”. Listo, c´est fini.

Se apagan las luces me pongo a chequear el teléfono y cuelgo un rato leyendo noticias de Argentina. Cuando dejo el telefono a un lado, escucho la vocecita del chino diciendo…

-Alex te molesta si te hago una pregunta?

-No

-Te puedo hacer cucharita?

-…

-Entendes lo que es hacer cucharita? Si te incomoda no pasa nada.

OH DIOS.

EL momento finalmente llegó y pensé que estaba equivocado., LPM Ahora, no sé qué indicios habrá sacado para la propuesta indecente, es más, durante la tarde le había hablado claramente de la belleza de las holandesas y las argentinas. Sé que a algunos también le gustarán los holandeses y argentinos pero para tirarse a la pileta de esa manera, fue demasiado raro. En definitiva, no se habló más esa noche y al otro día todo transcurrió de manera normal nuevamente. Se puede decir que la única cucharita que vió el señor chino fue la de revolver el café, qué se le va a hacer.

chino
El famoso perfil del chino

Bien, se que estas son solo un par de historias que nos podemos encontrar los viajeros, por eso me gustaría escuchar alguna historia bizarra que hayan padecido a lo largo de sus viajes, en los comentarios pueden dejar la suya.

Para terminar este post me gustaría aconsejar algo: lo más importante de viajar es tener la libertad y la oportunidad de volver para contar las anécdotas sanos y salvos, por eso, cuídense siempre.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s